Logotipo sencillasrecetas.com
Recetas de Pescado

Merluza en salsa verde con patatas y gambas

Merluza salsa verde patatas gambas


Por
Una forma deliciosa y fácil de preparar la merluza, lista en algo más de media hora y empleando 10 ingredientes bastante corrientes, de los que siempre hay por casa
Tabla cuchillo
Cazuela al fuego
Plato y tenedor Segundo plato
Gorro de chefCocina tradicional


10 ingredientes

Para 2 personas.

  • 2 rodajas de merluza
  • 150 gramos de gambas peladas
  • 75 ml de caldo de pescado
  • 50 ml de vino blanco
  • ½ cebolla
  • 1 cucharadita de harina de trigo o maizena
  • 1 diente de ajo
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Perejil fresco
  • Sal

Opciones

■ Las gambas pueden ser enteras, tanto crudas como cocidas, pero entonces habrá que prepararlas primero.

■ El caldo de pescado puede ser de tetrabrick, lo más sencillo, o bien preparado con anterioridad cociendo una cabeza de la merluza, almejas, gambas, cebolla, ajo, puerro, etc.


Preparación

Aunque consta de 8 pasos, la verdad es que son muy fáciles de realizar, siendo quizás lo más difícil cortar la cebolla.


1 Pela la cebolla y el ajo y córtalos en trocitos muy finitos.

2 Pon una cazuela al fuego y añade un chorrito de aceite de oliva.

3 Sofríe la cebolla y el ajo durante unos minutos a fuego medio para evitar que se quemen.

4 Añade la cucharadita de harina y remueve bien para integrarla.

5 Incorpora el vino blanco y sube el fuego durante 2 ó 3 minutos para que se evapore el alcohol.

6 Añade el caldo de pescado y el perejil fresco picado y deja cocinar 10 minutos aproximadamente.

7 Incorpora las rodajas de merluza, previamente saladas y las gambas peladas. Deben quedar cubiertas por la salsa (se puede añadir más caldo de pescado o agua si faltara líquido).

8 Cuando la merluza esté echa, puedes servir con la salsa y un poco de perejil fresco espolvoreado por encima.


Consejos

■ Esta receta de merluza en salsa verde está más rica si se degusta justo después de prepararla, bien caliente y con todo el sabor y aroma.

■ Si sobra se puede guardar un par de días en el frigorífico, convenientemente envasada para evitar su contaminación.