Logotipo sencillasrecetas.com
Recetas de Postres

Bizcocho de avena, chocolate y naranja

Bizcocho avena chocolate naranja


Por
Un bizcocho muy sabroso, ideal para los aficionados al chocolate, listo en una media hora y empleando solo 9 ingredientes
Tabla cuchillo
Cazuela al fuego
Plato y tenedor Desayuno, postre
Gorro de chefCocina tradicional


9 ingredientes

Para 6 personas.

  • 200 gramos de naranjas peladas
  • 100 gramos de harina de avena
  • 50 gramos de harina de arroz
  • 30 gramos de pepitas de chocolate negro
  • 3 huevos
  • 2 cucharadas soperas de azúcar moreno
  • 1 naranja (ralladura)
  • 1 sobre de levadura en polvo
  • Copos de avena

Opciones

■ Las naranjas no es necesario comprarlas peladas, sirven las normales pero hay que pesar los 200 gramos una vez peladas.

■ Si no se tienen pepitas de chocolate negro, se pueden romper o cortar pequeños trozos de una tableta corriente pero con alto porcentaje de cacao.


Preparación

Consta de 11 pasos, y aunque parezca larga, en realidad no tiene mucha complicación, de hecho este es un bizcocho que puede preparar cualquier persona por inexperta que sea.


1 Ralla la piel de una naranja y reserva.

2 Pela las naranjas e incorpóralas troceadas al vaso de la batidora y tritúralas. Reserva.

3 En un bol bate los huevos con el azúcar hasta que espumen.

4 Añade las naranjas trituradas y vuelve a mezclar.

5 Incorpora las harinas tamizadas con la levadura y mezcla bien para que no queden grumos.

6 Añade las pepitas de chocolate y mezcla con ayuda de una espátula.

7 Precalienta el horno con calor arriba y abajo sin ventilador a 180 grados.

8 Prepara un molde alargado o redondo (como prefieras) y fórralo con papel vegetal.

9 Vierte el contenido del bol en el molde y decora con copos de avena, pepitas de chocolate y ralladura de naranja.

10 Hornea a 180 grados durante 2 minutos aproximadamente. Comprueba con un palillo, si sale seco, el bizcocho estará listo.

11 Retira del horno y deja enfriar sobre una rejilla


Consejos

■ A temperatura ambiente y con un toque de humedad es como mejor está, por lo que al sacarlo del horno, en cuanto enfríe, conviene guardarlo en un táper o envolverlo en un film, por ejemplo, para evitar que se reseque.