Mejillones a la vinagreta

Por
Una forma diferente de comer mejillones, un plato sano y nutritivo, listo en menos de 20 minutos y empleando solo 8 ingredientes corrientes

■ Tiempo de preparación:

■ Tiempo de cocción:

■ Ideal como primer plato.

■ Derivado de la cocina tradicional.


8 ingredientes

Mejillones vinagreta


Para 2 personas.

  • ✔ 1,5 ó 2 kg de mejillones frescos con cáscara
  • ✔ 1 cebolla
  • ✔ 2 tomates
  • ✔ ½ pimiento verde italiano
  • ✔ ½ pimiento rojo italiano
  • ✔ Aceite de oliva virgen extra
  • ✔ Vinagre de vino
  • ✔ Sal

Opciones

■ Los tomates no pueden estar muy maduros para que mantengan una cierta consistencia y no se desparramen por el mejillón.

■ Tanto el pimiento verde como el rojo, sirven también de otras variedades dulces, como el morrón, el piquillo o el pimiento dulce de España, pero quizás el italiano sea el mejor para esto.

■ Si no tienes vinagre de vino, no te preocupes que puedes utilizar cualquier otro que sí tengas a mano.


Preparación

En solo 9 sencillos pasos que cualquier persona puede realizar en unos pocos minutos y sin utensilios ni conocimientos especiales.


1 Lava y limpia los mejillones, retirando las "barbas" que poseen. Descarta aquellos que estén rotos y/o abiertos.

2 Pon los mejillones en una olla con un chorrito (medio vaso sobra) de agua o vino blanco (opcional) y deja que cuezan al vapor hasta que se abran (escasos minutos). Escúrrelos y déjalos enfriar.

3 Corta finamente la cebolla en pequeños cuadraditos.

4 Lava y pica los pimientos en daditos pequeños.

5 Lava los tomates y trocéalos también en trozos pequeños.

6 Pon los ingredientes picados en un bol.

7 En una taza, mezcla el aceite, el vinagre y la sal y vierte por encima de las verduras cortadas removiendo muy bien.

8 Cuando los mejillones estén fríos, retira la concha vacía y coloca la llena en una bandeja o plato, en el luego los vayas a servir.

9 Rellénalos con una cucharada de la vinagreta que has preparado.


Consejos

■En verano se pueden introducir en el frigorífico media hora antes de degustar para que resulten más refrescantes. En invierno degustar mejor a temperatura ambiente.

■ Si sobran o si se han preparado con antelación, hay que guardarlos en el frigorífico, bien tapados con un film o dentro de un tupper. Si se han guardado bien, se pueden consumir perfectamente al día siguiente, aunque ya habrán perdido algo de sabor.

Buscador