Caldos Cremas Verdura Pasta Pescado Carne Postres Masas Salsas
SencillasRecetas.com / Verduras / Judías verdes con patatas y huevos

Judías verdes con patatas y huevos muy fácil

Por
Un plato sencillo y rápido de hacer, con solo 6 ingredientes y que se puede preparar en menos de media hora, pero además sorprendentemente sabroso.

6 ingredientes

Este es un plato sencillo para el día a día, energético pero equilibrado, y para el que necesitarás muy pocos ingredientes, e incluso algunos de ellos los podrás cambiar por otros, en caso de que no los tengas en ese momento.

Para 2 personas.

  • ✔ 500 gramos de judías verdes
  • ✔ 4 huevos
  • ✔ 2 dientes de ajo
  • ✔ 1 chorizo
  • ✔ 3 cucharadas de aceite de oliva
  • ✔ 1 cucharada de pimentón dulce
  • ✔ Sal

Opciones

✦ Las judías pueden ser redondas o planas pero es importante que sean bastante tiernas.

✦ El chorizo es sustituible por panceta o jamón serrano, así que puedes elegir el que más te guste o el que tengas en casa.

✦ El pimentón dulce molido, si es de calidad se notará mucho en el sabor final, pero sino tampoco pasa nada, estará rico igual.


Preparación en

En realidad lavar y cortar, pero vamos a verlo paso a paso para que lo tengas claro y no se te olvide nada.


➊ Pon el agua a hervir

En una olla en la que quepan los 500 gramos de judías, echa agua suficiente como para luego queden completamente cubiertas. Depende de como de ancha sea la cazuela, pero en una mediana unos 5 cm de agua son suficientes.

Añade aproximadamente una cucharadita rasa de sal. La cantidad depende de la de agua. A más agua, más sal, por eso es mejor poner el agua justa para cubrir las judías y nada más.

Pon la cocina a fuego máximo para que comience a hervir cuanto antes. Ten las judías a mano.

Si quieres puedes cocer los huevos en esta misma cazuela, así ahorras energía y si están limpios no quedará ningún residuo, pero tienes que ponerlos antes de que se caliente el agua sino se romperán.


➋ Pela, lava y corta las patatas

Para ahorrar tiempo, esto puedes hacerlo mientras se calienta el agua que has puesto en la cazuela.

Ya sabes como va. Igual prefieres lavarlas antes de pelarlas, pero es mejor hacerlo al revés, así la tierra que puedan tener va ―junto con las mondas― al cubo de los restos orgánicos y no al desagüe.

Las tienes que cortar en trozos grandes, como de unos 3 cm aproximadamente.


➌ Pela y corta los ajos y el chorizo

Puedes cortarlos lo más fino que puedas o bien en rodajas. Si lo haces en rodajas es más difícil que se te quemen a la hora de sofreirlos. Ya sabrás que el ajo quemado da muy mal sabor a los platos.

Haz lo mismo con el chorizo, panceta o jamón. En pequeños dados es ideal porque luego se repartirán mejor entre las judías y su sabor se apreciará en cada bocado.



Cocinado en

Esto en realidad ya ha comenzado en el paso 1, cuando pusiste el agua a hervir, pero lo vamos a concretar mejor ahora.


➍ Pon las judías, los huevos y las patatas a cocer

En cuanto rompa a hervir el agua de la cazuela, pon dentro las judías, sean frescas o congeladas. Si son frescas se cocerán antes y tendrán mejor sabor.

Como ya adelantamos, lo ideal sería que hubieras puesto los huevos dentro de la cazuela cuando la llenaste de agua, así se cocerán al mismo tiempo que las judías y ahorrando mucha energía.

En cuanto a las patatas, podrías cocerlas también en la misma cazuela que las judías y los huevos, porque necesitarán más o menos el mismo tiempo, sin embargo mi consejo es que ases las patatas al microondas, se desharán menos y si las haces como verás en ese enlace, su sabor te sorprenderá.


➎ Haz el sofrito

Mientras se cuecen las judías, puedes ir preparando el sofrito. Ya sabes, tienes que poner las 3 cucharadas de aceite en una sartén pequeña y cuando esté caliente añades el ajo picado en rodajas. Luego bajas a fuego medio.

En cuanto se empiece a dorar el ajo, pones el chorizo, panceta o jamón serrano que en un par de minutos estará también cocinado.

Cuando la carne esté ya doradita, añades a la sartén medio cazo del agua en la que estás cociendo las judías. Esto es para aumentar el volumen del sofrito sin abusar tanto del aceite. Dejas que evapore un poco y se liberen los sabores al caldo y seguidamente apagas el fuego y retiras la sartén.

Por último, echas la cucharada de pimentón dulce en la salsa de la sartén y remueves para que se mezcle bien.


➏ Junta los ingredientes

Bueno, se supone que las judías ya se han cocido porque has sacado una de la olla, te la has comido y ya estaba tierna. Entonces las escurriste y pelaste los huevos, que en realidad ya los habías sacado del agua antes de que las judías estuvieran cocidas.

Las patatas también está listas así que solo queda juntar todo. Si no te importa mucho la presentación, lo mejor es que vuelvas a poner las judías, las patatas y los huevos en la olla, pero ahora ya sin agua.

A continuación viertes por encima el sofrito de que tienes en la sartén, pones la tapa de la cazuela y la mueves enérgicamente para que la salsa impregne todas las judías, las patatas y los huevos. Luego lo puedes separa a la hora de ponerlo en el plato, como en la foto que aparece al inicio de este artículo.

La otra forma más estética ya te la imaginas. Poner las judías en un lado del plato, las patatas en otro, los huevos cortados en rodajas y el sofrito por encima, pero no queda igual de rico, te lo aseguro.


Consejos

✦ Esta receta de judías, patatas y huevos se puede degustar perfectamente como plato único. Es energético pero bastante equilibrado.

✦ Aunque se puede recalentar, el sabor es mucho mejor si se consume justo después de hacerlo.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.